Así es como el modelo ‘as-a-service’ dominará el mercado

La TI vive un momento de evolución en el que su versión como servicio se perfila como la tendencia clave para gozar de un funcionamiento ágil, potente y económico.

restaurante bufet dulce

Ha sido uno de los grandes anuncios del Discover Las Vegas; uno que sin duda impactará en todo el sector de infraestructura y servicios TI. Hewlett Packard Enterprise ofrecerá todo su portfolio de soluciones ‘as-a-service’ en 2022, un modelo hacia el que ya ha comenzado a evolucionar y bajo el que transformará su oferta para poder entregarla mediante suscripción, pago por uso y como servicio. La decisión de ampliar las posibilidades para el cliente más allá del modelo de gastos de capital y licencias, en un movimiento que abarcará todos los segmentos de la compañía, confirma el papel dominante de una modalidad que, en los últimos tiempos, ya había dado mucho de qué hablar en el ecosistema de la gestión informática empresarial. 

Cuando todo se puede ofrecer como servicio

En un principio, cuando se hablaba de ‘cloud’ o computación en la nube, se distinguía entre infraestructura como servicio o IaaS, software como servicio (SaaS) o PaaS o plataforma como servicio. Esta división central pronto incluyó también el BPaaS, la entrega de procesos de negocios en esta modalidad, y de forma paralela a la popularización de la nube, ha ido multiplicándose hasta que ya se habla de XaaS, ‘Everything-as-a-service’, o ITaaS. Esto es: toda la TI se puede servir ya al cliente en un formato ‘online’, pagando por lo que utiliza. Y esto tiene muchas ventajas para el encargado de gestionarla.

Como cita el periodista Clint Boulton en un artículo para CIO, los responsables de sistemas están optando de forma creciente por el XaaS para las operaciones internas. Este modelo “no es solo una forma de modernizar la TI”, explica. “Se ha convertido en un modelo operativo de TI para impulsar el negocio digital, liberando a los CIO del estigma de la TI como centro de costes”.

Ya en un informe de 2016, la firma McKinsey predecía que estaba próximo el momento definitorio en el que las empresas diesen el paso “de construir TI a consumir TI”. Las investigaciones de la firma de análisis, realizadas a partir de encuestas a más de 800 CIO y líderes de TI, mostraban una tendencia clara hacia la segunda de estas características, situando el plazo entre 2015 a 2018 como los años claves en los que iría descendiendo el porcentaje de organizaciones que optaban por el modelo tradicional, a favor de la modalidad más adaptable. “Las empresas están planificando la transición de las cargas de trabajo de TI a un ratio y ritmo significativos, hacia una infraestructura de nube híbrida, con los entornos ‘off-premise’ con el mayor crecimiento en adopción”. Desde McKinsey apuntaban a varios motivos para este cambio: beneficiarse de un menor coste, la mejora en los tiempos de llegada al mercado o en la calidad

Los datos más recientes de Gartner confirman las previsiones de 2016 de McKinsey. La consultora actualizaba el mes de abril sus previsiones del mercado de la nube pública, en un informe en que cifraba el total de gasto en 2018 en los 182.400 millones de dólares y prevé para 2019 un incremento del 17,5%, hasta los 214.300 millones. Destaca el segmento del SaaS, por el que se estima que entrarán 94.800 millones de dólares. El de mayor crecimiento, sin embargo, será el de IaaS, que aumentará un 27,5%, hasta los 38.900 millones. 

En las observaciones de Gartner sobre los próximos tres años, el ritmo de crecimiento del mercado de servicios en la nube pública se mantendrá prácticamente constante, con una reducción ligera y paulatina que le hará perder poco menos de un punto porcentual por año. Para 2022, la variación interanual se situará en el 14,56%, con un total de 331.200 millones de dólares de facturación en la nube. Son, en cualquier caso, estadísticas que dan buena cuenta de la creciente importancia de los modelos XaaS y que hacen prever una evolución clara de las TI empresariales hacia el modelo de entrega  y pago por uso.

"Los servicios en la nube definitivamente están sacudiendo la industria", explicaba Sid Nag, vicepresidente de investigación de Gartner, al hacer públicos estos datos. “En Gartner, no sabemos de ningún proveedor o proveedor de servicios hoy en día cuyas ofertas de modelos de negocios y crecimiento de ingresos no estén influenciados por la creciente adopción de estrategias de nube en las organizaciones”. Y concluía: “lo que vemos ahora es solo el comienzo".

HPE as-a-service

En este contexto, el movimiento de HPE se entiende como una jugada magistral, que permite adelantarse a una tendencia que ya se está popularizando sin renunciar al cliente tradicional, que todavía opta por modelos más clásicos de entrega de la TI. Los tres años de transición hasta ofrecer todo el portfolio como servicio es, sin duda, el periodo clave en el que HPE se adelanta a la demanda para que, cuando la adopción sea generalizada, erigirse como compañía ya veterana en este modelo. 

Estamos en un punto de inflexión en el mercado”. Así lo definía Antonio Neri, CEO y presidente de HPE, en el evento Discover de Las Vegas en el que se daba a conocer la iniciativa 2022. "Todo el mundo reconoce que los clientes quieren que la tecnología se entregue como un servicio, pero también que la quieren bajo sus condiciones”. La apuesta de HPE en este nuevo modelo busca capitalizar el liderazgo de la marca en el mercado y aprovechar el ecosistema de ‘partners’ para lanzar esta oferta. “Como resultado, redibujaremos HPE y transformaremos el mercado, con una nueva y mejor manera de ofrecer servicios”.

El primer elemento en beneficiarse de la oferta completa ‘as-a-service’ ha sido la familia de productos GreenLake, “que permite a las empresas disponer de nube privada y usarla como si fuera pública”, como explicaba José María de la Torre, presidente del Sur de Europa y presidente y consejero delegado de España en HPE, en el evento Discover More Spain, celebrado el pasado 3 de julio en Madrid. Es la punta de lanza, de la que la compañía ya destaca varios beneficios: una implantación más ágil y con beneficios más rápidos; el mayor ajuste en el gasto al pagar por uso; simplicidad en la gestión; y la posibilidad de mantener el control sobre todos los aspectos de la TI, desde el cumplimiento a los datos. “El mercado español lo estaba esperando”, en palabras de De la Torre.

El espíritu ‘as-a-service’ aboga por una TI “fácilmente consumible”, parafraseando al director Preventa de HPE España, Galo Montes. La transformación digital ha impulsado la adopción de ‘cloud’ y los modelos como servicio son el siguiente paso en una evolución hacia una infraestructura y sistemas con menos complicación y costes. Su implantación permite visualizar un futuro en que los departamentos evitan gran parte de los trabajos de gestión y mantenimiento del sistema tradicional; un futuro en el que puedan dedicarse a tareas para aportar valor. Lo explicaban varios analistas de Deloitte en un artículo de 2017: “el ‘todo como servicio’ no es solo un nuevo flujo de ingresos o plan de negocios, XaaS es un plan estratégico y operativo que pronto puede comenzar a reemplazar los modelos operativos y de negocios”. Un “cambio cultural y de mentalidad”, que ayuda a liberar el auténtico potencial de la TI empresarial. 



Ya puede registrarse en los próximos eventos.

Otros contenidos