Almacenamiento en la pyme: tecnología de vanguardia al alcance

La actualización de las pequeñas y medianas compañías sirve como vehículo para introducir la innovación, en aras de un mejor rendimiento y beneficio.

pyme

La concepción de lo que la transformación digital supone para las pymes frecuentemente se asocia a un nivel básico: si tienen ordenadores, internet, están preparados para el comercio electrónico, cuentan con presencia en web y redes sociales y poco más. Estos son, por ejemplo, los parámetros básicos que se analizan en el INE al informar de uso TIC en las empresas. Sin embargo, la digitalización puede integrarse en múltiples niveles para, de hecho, asegurar posibilidades más amplias para los propietarios de pequeños negocios.

 Una perspectiva que no es baladí, dado el peso que las empresas de menos de 250 trabajadores tienen en la economía. En España, estas organizaciones son claves para el tejido empresarial del país: representan el 99,8% de las empresas, el 66% del empleo y el 62% del PIB, según datos recogidos por la Cámara de Comercio del país en su reciente informe La digitalización como palanca de competitividad de la pyme. Este mismo documento pone de relieve las diferencias en los niveles de digitalización. “Las empresas españolas han superado una primera fase de digitalización, ya que sus niveles de conectividad y equipamiento son altos”, se puede leer. “Sin embargo, cuando se abordan cuestiones más complejas como la utilización de software de desarrollo empresarial o aplicaciones de gestión, los niveles son sensiblemente menores”. 

Para el Observatorio de Competitividad Empresarial del organismo, las firmas del país tienen las infraestructuras y recursos humanos necesarios para esta evolución, pero hay una debilidad evidente si se analiza el despliegue tecnológico en entornos más avanzados. Por ejemplo, las propias empresas se consideran bien provistas en relación a internet y seguridad digital, algo menos en equipamiento y conectividad. Con la peor valoración se puntúan recursos como software de desarrollo corporativo, aplicaciones de gestión empresarial y uso de la intranet. La parte negativa es que no identifica perspectivas positivas para paliar esta situación. Basándose en datos de 2017, se indica que más de la mitad de las organizaciones no destinaron recursos financieros a la digitalización.

Qué implica la transformación digital para las pymes 

Habitualmente se considera la actualización tecnológica como una disyuntiva entre financiación e innovación, cuando se trata, en realidad, de temas complementarios. La introducción de nuevas herramientas digitales no debe considerarse como un gasto, sino una inversión; siempre teniendo en cuenta los recursos económicos de la organización, como es lógico, pero sin perder de vista que el coste de no renovar la TI puede ser más elevado, y que el hacerlo puede rentar de distintas maneras. Desde esta premisa, la transformación digital aporta distintos beneficios para las pymes. Por ejemplo, en el Informe eAPyme 2017. Transformación digital en las pymes y los autónomos españoles, de diciembre 2017, se destaca cómo “las TIC mejoran y facilitan el trabajo y agilizan los procesos y la operativa diaria”, y asocian a ellas desde mejoras de productividad y trazabilidad o en las relaciones con los clientes, de la mano de la personalización de la oferta y la comunicación directa, a un mayor conocimiento del mercado, de sus segmentos y su valor potencial.

Este mismo documento destaca varios de los ejes alrededor de los cuales se centra la transformación digital. En relación al análisis de datos, se reconoce que su uso aún es bajo entre pymes y autónomos y que se necesita más tiempo para valorar su alcance, pero sí que se ha comenzado a intuir el papel que pueden tener en el negocio. En la fecha en la que se había publicado el informe, hace casi dos años, se detectaba que el proceso de adopción había comenzado por la incorporación de datos internos y su integración con datos externos, para comenzar a extraer indicadores de gestión. Se veían como herramientas para poder profundizar en el mercado y la estrategia de negocio y para ofrecer nuevos productos y servicios. 

La actualización del almacenamiento en las pymes

Cuando se habla de aprovechar los datos, el almacenamiento es un aspecto prioritario; también a la hora de actualizar la TI. Sin embargo, no era extraño encontrar la visión del cliente que considera que será excesivamente costoso, difícil de gestionar o que no es necesario; en definitiva, que está por encima de sus posibilidades y que, por tanto, mejor aguantar con los sistemas tradicionales. Este enfoque está evolucionando y; según la firma de análisis GlobalData, se detecta una tendencia en la actualidad a adoptar enfoques más flexibles que optan por modelos de TI con sistemas de pago por consumo. Son alternativas en auge que proporcionan a la compañía un mayor control sobre los recursos y el gasto, en tanto se desentienden de la parte propia de gestión. Un modelo idóneo para las pymes.

Entre las compañías destacadas por GlobalData está HPE. La compañía cuenta con soluciones específicamente diseñadas para las empresas de menos de 250 empleados, que les permiten disfrutar de infraestructura inteligente automatizada. Al estar pensada para estas organizaciones, la oferta de HPE es flexible, escalable y asequible, de tal modo que se cubren las contingencias posibles pero se intenta minimizar el peso del trabajo en la TI para la compañía. Con la integración de la IA, se facilita a estos actores el acceso a recursos que, de no estar incorporados en las soluciones, serían probablemente más difíciles de conseguir. 

¿Por qué es importante que las pymes integren las nuevas tecnologías? Más allá de por un enfoque básico de supervivencia, de no quedarse obsoletas, la digitalización puede servir para explorar nuevas vías a partir de las que hacer negocio o mejorar la productividad. Soluciones como las de HPE proponen una vía intermedia entre la sobreinversión, que puede suponer un excesivo riesgo para el capital empresarial, o esa obsolescencia que no debería ser la opción de ninguna compañía. Conviene explorar las posibilidades que estos caminos ofrecen: aunque nada garantice al 100% la supervivencia en un entorno competitivo, reconocer y maximizar las ventajas de las que se pueda aprovechar debería ser la estrategia básica de las firmas, especialmente de las que tienen menos recursos.



El dato, activo clave en la estrategia empresarial

Las tecnologías asociadas al dato, como analítica o ‘big data’, ofrecen grandes posibilidades en el contexto de la transformación digital de las organizaciones, por lo que contar con los mecanismos para protegerlo y extraer sus beneficios es esencial.

ciudad conectada
Otros contenidos